DEVOLUCIÓN

LA DEVOLUCIÓN DEL PROCESO.

En muchas ocasiones esta parte de los procesos de toma de decisiones es la gran olvidada.

Ponemos mucho énfasis en que fluya la información, en que un gran número de personas participen o en que la calidad de las deliberaciones sea alta, pero nos olvidamos de cerrar un proceso tan completo.

Tras la información, la comunicación, formar parte en la toma de decisiones y favorecer el consenso, aquellas personas que tienen la capacidad de implementar lo ya decidido de forma colectiva, tienen la oportunidad de dar ese paso tan necesario. Es imprescindible que las personas participantes sepan de primera mano que las conclusiones derivadas de su proceso de deliberación han sido analizadas y valoradas, si se van a tener en cuenta o no y, en caso de que no se vayan a implementar, la razón.

Sin esta última fase, cualquier proceso de participación queda cojo e inacabado, generando en ocasiones una sensación de frustración entre las personas participantes, ya que se puede sentir como un trabajo “inútil” o una pérdida de tiempo todo ese esfuerzo invertido. Durante todo el proceso y en cada una de sus diferentes fases, la información debe ser clara y suficiente, y ese flujo de información debe funcionar en ambas direcciones: de quien impulsa el proceso a quienes participan en él y viceversa. Por ello, la devolución es una fase clave, ya que permite que toda la información vuelva a las personas participantes, que pueden ver claramente el resultado de su trabajo, ya sea para ver ratificadas sus opiniones y propuestas o para recibir explicaciones de por qué no se han podido llevar a cabo. También es el momento para valorar como ha sido gestionado el proceso, lo que se ha hecho bien y lo que se ha hecho mal (los plazos dados, las explicaciones, la forma de llegar a la gente…)

En el caso concreto de Sarepolis, hemos querido incluir esta fase tan importante a la finalización de cada proceso, para que así, de una forma sencilla, se pueda tener el resumen y resultados de cada decisión acordada, ya sea algo tan relevante como el diseño de un espacio público o  el lugar donde queremos irnos de vacaciones con los amigos.