Presupuesto participativo y Sarepolis – 1

A lo largo de algunos pequeños artículos intentaremos ir desglosando cómo Sarepolis puede ayudar en la elaboración de unos presupuestos participativos.

En esta primera parte vamos a explicar muy por encima en que consisten, y daremos unas primeras pinceladas  sobre cómo apoyar digitalmente ese proceso presencial. Más adelante iremos profundizando más en cada una dew sus fases concretas, así que esperamos que os guste.

PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS

Los presupuestos participativos son una forma de participación en la que los habitantes de un municipio toman parte activa en la elaboración del presupuesto municipal.

Esta forma de participación, que nació a finales de la década de los 80 en Porto Alegre (Brasil), está cada vez más extendida y son muchos los municipios que apuestan por incluir en la gestión municipal a los vecinos y vecinas ofreciéndoles la posibilidad de tomar parte de forma directa en la planificación del presupuesto. Dicho de otra forma, cada vecino y vecina puede decidir en qué se gasta el dinero público.

Generalmente, las Instituciones destinan una parte variable de sus presupuestos al Presupuesto Participativo y suele corresponderse con inversiones (obras y adquisiciones) y/o gastos corrientes (actividades y programas).

Si bien es cierto que no hay un único modelo válido, existen una serie de fases o pasos comunes (y necesarios, en nuestra opinión) cuando un municipio decide impulsar un proceso de presupuestos participativos.

Como ya os hemos contado en otras entradas del blog, Sarepolis es una herramienta versátil que ayuda en cualquier proceso destinado a la toma de decisiones y puede ser muy útil en las distintas fases de un proceso de presupuestos participativos, complementando la participación presencial y acercándola de esta manera a aquellas personas que no pueden tomar parte en las asambleas y foros.

¿Cómo utilizar Sarepolis en presupuestos participativos?

El autorreglamento

Cuando ponemos en marcha unos presupuestos participativos, es necesario dotarnos de un autorreglamento, consensuado por la ciudadanía, que regule el funcionamiento del proceso. Para ello, podemos crear un proceso en Sarepolis para elaborar el documento conjuntamente, debatiendo su contenido hasta consensuar el documento definitivo.

El proceso de presupuestos participativos

El proceso de PP (presupuestos participativos) comienza con las asambleas de propuestas, donde las personas participantes aportan sus ideas y sugerencias sobre a qué debe destinarse el dinero. Estas propuestas son analizadas y debatidas entre todos/as para después consensuar cuáles serán finalmente las elegidas.

Sarepolis ofrece la posibilidad de desarrollar esta dinámica online, de manera que aquellas personas que no puedan acudir a las reuniones puedan tomar parte en las decisiones.

En este proceso de Sarepolis, las personas participantes podrán hacer sus propuestas y defenderlas, así como opinar y  valorar las que hacen las demás, para concluir con una consulta de la que saldrán las propuestas elegidas.

Ponderación del voto

En algunos procesos de PP se distingue entre aquellas propuestas destinadas a todo el municipio y las sectorial, que pueden referirse a barrios y/o distritos concretos o a determinados grupos (jóvenes, 3ª edad…). En este último caso, Sarepolis ofrece la posibilidad de ponderar el voto de las personas que participan de tal manera que podemos dar más peso al voto de aquellas personas que viven en el barrio/distrito sobre el que se debate o pertenecen a determinado grupo de población.

El/la colaborador/a

En las asambleas y foros presenciales existen personas encargadas de dinamizar las sesiones, ayudando así a reconducir el debate, ordenar las propuestas… Además, en ocasiones es necesaria la presencia de personas que aporten conocimientos o información extra (puede ser el/la arquitecto/a municipal que explique los procedimientos para poner en marcha una obra, alguien que ha desarrollado una experiencia similar en otro municipio y explica cómo se hizo…).

Para dar solución a estas necesidades, Sarepolis cuenta con la figura del colaborador/a, que es una persona que no pertenece a la comunidad pero toma parte en el proceso para aportar su conocimiento o para ayudar en la dinamización online del mismo. Esta figura no tiene por qué tener derecho a votar las propuestas y hace una función asesora únicamente.

Consultas rápidas

Como ya os hemos contado con anterioridad, las consultas rápidas sirven para lanzar preguntas que no necesitan de un proceso de deliberación y buscan recoger las opiniones sobre una determinada cuestión. En el caso que nos ocupa, los PP, pueden servir para centrar el debate, como una primera toma de contacto que sirva para diseñar el proceso online…

Como veis, Sarepolis puede ayudaros en todas las fases del proceso, convirtiéndose en una herramienta online que complemente los procesos presenciales y ayude a garantizar que toda aquella persona que desee participar pueda hacerlo.

Al fin y al cabo, ahí está la clave de la democracia participativa. Como dijo Marco Marchioni en una ocasión “no se trata de que todos y todas participen, sino de que quien quiera, pueda hacerlo”.